ASOUNA

Preguntas Frequentes - I Asouna

FAQs - I Asouna

De acuerdo con lo estipulado en el artículo 10 de la Ley 6970, los estatutos de las asociaciones solidaristas deben ser aprobados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, con lo cual este órgano estatal procede a su inscripción, otorgándoles con ello la condición legal para que las asociaciones ejerzan lícitamente sus actividades. El citado Ministerio es la entidad oficialmente encargada de vigilar y controlar estatutariamente las actividades que realicen las asociaciones solidaristas.

En el artículo 4 de la Ley de Asociaciones Solidaristas Nº. 6970, se consignan las diversas actividades que, para lograr sus objetivos de desarrollo humano integral de los/las asociados(as) y sus familias, pueden realizar las asociaciones solidaristas, ya sean mercantiles, culturales, sociales, educativas, artísticas, científicas, deportivas, espirituales.

Para decidir la realización de cualquiera de esas actividades, deben tomarse en cuenta los siguientes aspectos contenidos en dicho artículo:

  • Que las operaciones mercantiles R-; adquisición de toda clase de bienes, realización de contratos de toda índole- sean lícitas y rentables y que estén en concordancia con los principios solidaristas.
  • Que estén encaminadas al mejoramiento socioeconómico de los y las afiliados.
  • Que con esas actividades se procure dignificar y elevar el nivel de vida de los y las afiliados y sus familias.
  • Que se promuevan los vínculos de unión de las y los funcionarios entre sí y entre ellos y sus patronos/as.
  • Que no se comprometan los fondos necesarios para la devolución de ahorros y pagos de cesantía que establece la Ley.

Los acuerdos debidamente adoptados en asamblea general para los casos anteriores, obligan a todos los asociados, aun a los ausentes y disidentes, según el artículo 40 de la Ley.

De acuerdo con las Regulaciones de Política Monetaria del Banco Central de Costa Rica, emitidas las últimas en la sesión de su Junta Directiva, del 20 de mayo de 2009, organizaciones que captan recursos, como las asociaciones solidaristas, deben establecer la reserva de liquidez, que consiste en destinar el 15% sobre lo recaudado por cualquier tipo de ahorros en moneda nacional., para invertir su totalidad en valores emitidos por la citada institución bancaria. Si se tratare de recursos captados por el mismo concepto en moneda extranjera, la reserva de liquidez puede ser invertida en valores de cualquiera de las instituciones del Sistema Bancario Nacional.

En el artículo 19 de la Ley 6970 se indica que “Las asociaciones solidaristas necesariamente establecerán un fondo de reserva para cubrir el pago de cesantía y la devolución de ahorros a sus asociados”. Además, en el artículo 4 de esa Ley, se consigna que “las asociaciones solidaristas podrán realizar todas las actividades señaladas en este artículo, siempre y cuando no comprometan los fondos necesarios para realizar las devoluciones y pagos de cesantía que establece esta ley.”

Queda a cargo de la asamblea general fijar la cuantía de esa reserva y, consecuentemente, la junta directiva deberá procurar que se cumpla con ese mandato legal y que la operación correspondiente sea debidamente identificada en sus estados financieros.

Lo que se pretende con esta disposición es que la asociación cuente en el momento oportuno, con la disponibilidad de efectivo necesaria para hacer frente a una desafiliación individual o masiva de asociados/as, ya que, en caso contrario, si no se tiene esa reserva y no puede pagarse a ellos/as los respectivos derechos económicos, dentro del término de quince días hábiles, establecido en el artículo - del Reglamento a la Ley 6970, queda expuesta la junta directiva a una demanda judicial, en la que la autoridad correspondiente determinará la responsabilidad civil de los directivos por la violación al principio de previsibilidad a que están obligados.

Al igual que se hace en el caso de los excedentes, en que la distribución de los mismos se aplica en forma proporcional al aporte y ahorro de cada asociado, así se debe proceder cuando se tienen pérdidas en un período administrativo de la asociación. La asamblea general decide qué porcentaje anual se va deduciendo de las utilidades futuras para amortizar esa pérdida.

También podría evitarse el procedimiento anterior si la asociación estableciera una cuenta patrimonial como “Reserva para Pérdidas Operativas”, la cual se utilizaría para cubrir la pérdida anual del período y, si quedare algún saldo, se amortizaría con las utilidades de los siguientes períodos.

Generalmente, por medio del estatuto orgánico de la asociación, se incluye una cláusula dentro de los derechos del/la asociado/a, mediante la cual se le garantiza el acceso a la información sobre las actividades de la asociación, así como a los libros legales (secretaría y tesorería) y otros documentos, pudiéndose hacer uso de ese derecho en presencia de la o las personas responsables de los citados libros o documentos.

Está aquí: Preguntas Frecuentes I Asouna